UN NUEVO RENACER

Erase una vez un reino llamado taca taca, este reino estaba en medio de un gran valle, todo era hermoso, rodeado de naturaleza, flores hermosas, árboles gigantes, cascadas cristalinas, muchos animales, todo limpio.
La princesa Mave era una hermosa joven de 17 años, ella visitaba el reino y el valle solo para su cumpleaños, saludaba a la gente del reino, acariciaba a los animales, cultivos, disfrutaba de los paisajes, se bañaba en la cascada, veía las flores.

Cuando fue creciendo, su padre, el rey la encerró para que aprendiera bien cómo dirigir el reino cuando fuera adulta. Mientras la princesa crecía y se preparaba para dirigir a su pueblo de una manera maravillosa como su madre lo solía hacer antes de morir.

La princesa estuvo 6 años sin visitar el reino, para cuando cumplio los 18 años la princesa decidió ir de visita al pueblo, cuando fue al pueblo se dio cuenta que no era el mismo de antes, había animales muertos y desnutridos, las flores marchitaron, la cascada estaba seca, los arboles tallados y alguno medio muertos, los paisajes ya no tenían su césped verde, estaban secos y muertos, los cultivos ya no era los de antes porque no habían, estaban muertos, las calles del pueblo estaban llenas de basura y no había limpieza.

La princesa tan triste empezó a llorar, hasta que mandó a sus tropas a reunir a la gente del pueblo para hablarles y regañarlos por como tenían la naturaleza, cuando ya estaban reuniendo a la gente del pueblo la princesa les habló desde su balcón, diciendo unas palabras:

PRINCESA: Queridos habitantes, me dirijo a ustedes esta tarde para expresarles mi indignación y tristeza. Desde que deje de visitarlos para ser una mejor reina como mi difunta madre, solo me fui 6 años y al regresar encuentro todo un desastre, todo lo que mi madre cuido y amo con ustedes, hizo de un pueblo mejor para que todo se fuera por la borda, están talando los árboles, quiero saber quiénes son los responsables, las flores muertas y marchitas, la cascada seca, los paisajes secos y muertos, los cultivos desechos, las calles sucias y llenas de basura, los animales están muriendo, están desnutridos y ustedes, ustedes mismo están descuidados, están sucios, sus casas no están aseadas, nos estamos matando a nosotros  mismos, quiero que veamos lo que estamos haciendo, quiero que todos  reflexionemos, quiero que corrijamos todo estos desastres, vayamos a recoger las basuras, a cultivar de nuevo, recojamos las basura, limpiemos las calles, plantemos nuevas plantas, alimentemos a los animales y cuidemoslos, limpiemos las casas, dejemoslas como si fueran nuevas, acabemos con esta inconsciencia.

Al acabar la princesa, los habitantes tomaron como una burla sus palabras, empezaron a tirar rocas, alzaron trinches y palos con fuego, se dirigieron a su reino para destrozarlo, los habitantes se volvieron locos, la caballería protegió a la princesa y sacaron a los habitantes del pueblo y cerraron sus puertas…

Un año después la gente empezó a morir, ya no había animales, no había plantas de las pocas que quedaban fueron todas muriendo, las calles estaban llenas de basura más de lo normal, los habitantes cada vez más estaban sin comida, porque desde que no había cultivos los habitantes estaban desnutridos, los paisajes no tenían césped, muerte era lo único que se podía apreciar en esas tierras, las cascadas estaba más que seca y empezó a desmoronarse.

La princesa desesperada no sabía qué hacer, ya que si salía le hacían daño, no había podido hacer su coronación porque los habitantes estaban inconscientes y con un pueblo así de dañado.

Después de unos meses llegaron habitantes pidiéndole perdón a la princesa, decían que sus padres los mandaron, que se disculpaban por su inconsciencia y le dieron la razón a la princesa, que estaban  acabando con ellos mismos, se disculparon en nombre de todo el pueblo y le prometieron que  nadie atentara contra ella.

La princesa se echó a llorar y con alegría salió a las calles y visitó a los habitantes enfermos para darles comida y agua para que se bañen, la princesa y la gente del pueblo comenzaron a cultivar de nuevo, plantaron semillas para tener árboles nuevos, recogieron la basura y la botaron donde no pudiera dañar al medio ambiente, limpiaron las calles, volvieron a pintar las casas, recogieron las rocas caídas de las cascadas, las limpiaron y buscaron en otras partes animales para que nacieran más. Todo renació en unos años, la princesa tuvo su coronación en la naturaleza y el reino volvió a ser hermoso y próspero. Moraleja: lo que el planeta te brinda, dáselo devuelta para así conservarlo por más tiempo.

Entre nosotros mismos

Había una vez un pueblo abandonado, solo tenía1000 habitantes porque cada día moría uno el pueblo es pobre, no tiene gobierno, hay ladrones, todo es un desastre desde aquel incidente, antes tenía un Reino hasta que un sirviente los envenenó a todos y el pueblo se encargó de expulsarlo. Desde ese entonces el pueblo de quebró. Sin un gobernador, ni nada.

Los habitantes se volvieron ignorante. Empezaron talar árboles, echaban desperdicios en el río, los delincuentes mataban a los animales, robaban la poca comida del pueblo, todo se echaba a perder. Un día la calle se llenó de grietas y un habitante que pasaba por ahí murió porque se hizo un gigantesco hoyo, la gente no sale por miedo a ser asesinado o robado.

Una semana después un príncipe de otro Reino decidió visitar otros reinos, recorrió 10 reinos, hasta que llego a aquel pueblo abandonado y lleno de miseria y con un bosque seco, lleno de basuras, un rio negro y un gran hoyo en la calle, el príncipe decidió hablar con unos de los habitantes pero no hay ninguno, la mayoría estaban enfermos y encerrados, decidió tocar a una puerta y la puerta se abrió sola, El decidió entrar y encontró a una pobre chica lastimada y estaba inconsciente, decidió llevarla a su Reino y brindarle ayuda. Cuando estaban en el reino, La puso en una habitación y sus sirvientes le daban atención médica, días después ella despertó y vio al príncipe sentado junto a ella. Ella empezó a preguntar que donde estaba y que quién era.

El príncipe le respondió que se tranquilizara, que la estaba ayudando y que quería qué le explicara que qué paso en aquel pueblo lo que pasó. Le chica le contó la historia y se echó a llorar, el príncipe la consoló y le dijo que los iba a ayudar. Al día siguiente el príncipe llega con la chica al pueblo y reúnen a los habitantes y les dice que los iba a sacar de la miseria, el príncipe les dio agua, comida y atención médica, poco después el príncipe y su tropa empezaron a limpiar las calles y tapó el hoyo, después los habitantes empezaron a plantar árboles, enterraron los animales muertos, el príncipe arrestó a los delincuentes, re inauguraron el castillo, invitó a los habitantes a ver el castillo y les hizo una cena a todos y les dijo un discurso: sin reí o reino, deben cuidarse a sí mismos, cuidar a poco que les queda, la naturaleza, hay que ser cultos y limpios para tener mejor salud, hay que ayudarnos entre todos, no dejar que la miseria nos cubra hasta acabar con nuestras vidas, seré su nuevo reí los protegeré para ser un bueno pueblo.

El príncipe se dirigió hacia la chica y le propuso matrimonio y un año después se casaron.

Moraleja: no hay que depender de nadie, para vivir hay que cuidar y para cuidar hay que hacer esfuerzo y tener voluntad. Después se cansaron pasaron 6años y todo iba bien, hasta que un día llegaron tropas de un reino y atacaron el reino, protegieron a los habitantes y aquella chica que se casó con el príncipe que ahora es el los atacaba era el que enveneno a las antiguas personas del reino, la batalla duró 2 semanas hubieron muchos heridos y muertos, el reí decidió tener una batalla contra el otro reí y decidieron que el que ganará se quedaba con el reino, el reí dio todo para proteger aquél reino que sacó de la miseria, le reí salió herido y pudo derrotar al malvado reí, con alegría la reina salió alegré hacía el reí y festejaron la victoria institución educativa San Lucas, no tiene gobierno, hay ladrones, todo es un desastre desde aquel incidente, antes tenía un Reino hasta que un sirviente los envenenó a todos y el pueblo se encargó de expulsarlo. Desde ese entonces el pueblo de quebró. Sin un gobernador, ni nada. Los habitantes se volvieron ignorante.

POR QUÉ ME CASTIGAS

Un día salió un hombre camino al campo mientras caminaba sentía que su respiración no era igual a cada paso sentía agotarse más y más el sol calentaba poco a poco ardiente y picante el hombre ya cansado quería encontrar una sombra donde descansar algo que no había más adelante encontró un leñador miró como aquel leñador cortaba árboles para sacar leña el hombre cansado y afanado le pregunta cómo hacés para no sentir tanta calor con un sol tan caliente a lo que el leñador respondió es lo que me toca hacer para sobrevivir el hombre sigue su camino y le responde si esta es la vida que nos toca el hombre ya estaba sediento su cuerpo necesitaba agua para tomar mira una cascada de agua y decide llegar a tomar cuando se acerca siente que de el agua sale un fuerte olor y ve que hay muchos animales muertos a su alrededor el agua está contaminada ya que la utilizan para lavar el oro que de la tierra sacaban y que con tantos químicos todas las corrientes de agua se contaminaban.

El hombre ya no aguantaba y sólo renegaba por un momento le dio felicidad al ver una nube negra que él creía que del sol lo protegería pero  esa felicidad muy poco duraría cuando cuenta se dio de que la nube era humo que del monte salía por que la gente quemaba para sus tierras limpiar de sus ojos lágrimas salían y las palabras que tanto repetía Dios porque me castigas ya cansado no podía casi ni caminar de repente un anciano pasa y viéndolo como estaba lo decide ayudar  el hombre agradecido dice al anciano si tú no llegas no sé qué me pasaría ya no aguanto más no sé porque Dios me castiga a lo que el anciano responde Dios no es el culpable acaso mientras caminabas no vistes gente cortando árboles gente contaminando ríos gente quemando montes y matando animales toda esa gente lo que causa es hacerle daño al medio ambiente y el resultado es un poco de lo que tú acabas de pasar.

Por eso los invito al ambiente cuidar

A vivir en armonía

Y a la naturaleza respetar.

FIN

CARAMELOS DE MIEL

Esta es la historia de una hermosa chica, con un inesperado final.

Ashley vivía en una linda residencia en una cálida ciudad, era la abeja reina de sus amigas: Susan, una morena de cabello oscuro quien adoraba las plantas y estaba convencida de que en la vida todo vuelve, y Lana, conocida por sus hermosos dibujos. Por alguna razón ambas competían por su atención, aunque en el fondo no le tuvieran mucho aprecio, cosa que a Ashley le encantaba.

Cada tarde después de la escuela, Ashley junto a sus amigas salían a pasear y jugar un rato, aunque generalmente la que más se divertía era Ashley porque siempre conseguía persuadir a las chicas para hacer las cosas que ella quería. Algo que nunca podía faltar en sus aventuras eran los caramelos de miel, a donde sea que fuera Ashley siempre los llevaba y tenía la desagradable costumbre de dejar las envolturas en cualquier lugar u obligar a una de las chicas a guardarlas en sus bolsillos.

Esa tarde Ashley decidió llevar a sus amigas a un nuevo lugar cerca del bosque al que siempre iba en secreto. Antes de salir recogió su cabello rubio en una coleta alta y tomó su mochila en la que metió sus caramelos de miel y un libro que le había tomado prestado a su hermana mayor. Saliendo de casa se encontró con las chicas que al verla se acercaron.

-Hoy iremos a un lugar nuevo, solo yo voy allí, pero he decidido mostrárselos-  dijo Ashley sonriendo- Adelante, pueden sentirse honradas, niñas.

-Espero que no esté muy lejos, debo volver a casa antes de las siete o mis padres me castigarán- respondió Susan, ya antes había llegado tarde por acompañar a su amiga y no le hacía mucha gracia que la regañaran.

-Siempre haces lo que ellos dicen, eres su hija no su perro, díselo Lana.

-Será divertido, seguramente no está tan lejos- Lana solo lo dijo porque no quería ponerse en contra de Ashley, a decir verdad ella tampoco quería llegar tarde.

-Nos vamos.- informó  Ashley mientras acomodaba el libro de su hermana en la mochila.

-¿Ese libro es tuyo?- preguntó Lana- Le dije a mamá que lo quería, pero dijo que aún era muy pequeña.

-Tiene razón, no lo entenderías- contestó Ashley a pesar de que ambas cumplieron trece el mes pasado.

Cuando llevaban un rato caminando por el bosque, Susan empezó a querer volver, así que le dijo a Ashley que tal vez era hora de regresar pero ella se negó. Unos minutos después Susan sintió que pisaba algo extraño y ruidoso, eran las envolturas de los caramelos de miel.

-Deberías dejar de botar tu basura en cualquier lugar.

-Y tú deberías dejar de decir cosas que a nadie le  importan.

-Ya no quiero seguir, me voy a casa.

-Perfecto, entonces solo Lana conocerá  mi lugar secreto, sabía que no durarías  ni veinte minutos con nosotras.

Susan no quería dejar a su amiga pero tampoco quería que le llamaran la atención, antes de irse le dijo a Lana:

-Tú también deberías venir, es tarde, sé que quieres volver.

-Genial, otra cobarde- atacó Ashley – Si quieren irse bien, pero no vuelvan a hablarme.

Mientras  Ashley se alejaba las chicas empezaron a sentirse mal por dejarla, pero ya habían discutido así antes y estaban seguras de que se le pasaría por la mañana, así que se marcharon a casa.

Ashley había estado viniendo al lugar secreto (que en realidad no era más que un pozo seco rodeado de flores) desde el año anterior, sus padres no la tenían vigilada así que era muy fácil salir de casa para ir allí a comer sus caramelos. Después de terminarlos todos, arrojó las envolturas al pozo como siempre, pero el viento hizo que estas volaran hacia su cara y en un intento por quitárselas se movió hacia atrás y cayó al pozo. Contrario a lo que imaginó, su cuerpo aterrizó sobre algo suave y se dio cuenta de que eran las envolturas de todos sus caramelos. La chica empezó a gritar pero sus amigas ya iban lejos. Se sentía hambrienta pues no había almorzado. Las horas pasaron y nadie venía por ella, llegó la noche…

 Las horas seguían pasando y la chica estaba desesperada, ya ni podía pensar bien. De repente, comenzó a oír murmullos, gritó pensando que venían de arriba pero luego sintió algo moverse en su pierna.

-Si sabes que nadie va a oírte ¿cierto? Este lugar lleva años abandonado- para su sorpresa quien le hablaba era una de las envolturas.

-¡Por Dios, ya perdí la cabeza!- exclamó frustrada.

-Es posible, pero eso no cambia el hecho de que nadie sabe dónde estás, botaste a tus amigas y ahora estás sola-dijo otra envoltura.

Luego, todas las envolturas empezaron a susurrar:

-Nadie vendrá por ti.

-Estás sola.

-Vas a morir aquí como nosotras.

-Nos desechaste en el lugar incorrecto y ahora debes pagar, linda.

Ashley les gritaba que se detuvieran pero los murmullos  solo se hacían más fuertes, ella siguió gritando y rogando hasta que se quedó sin fuerzas y poco a poco fue cerrando sus ojos mientras las envolturas seguían acusándola.

*******

-¡Veo algo! ¡Traigan el equipo!

-¡Todos a un lado! Pon a la niña en la camilla.

-¿Signos vitales?

Alejadas de los paramédicos sus amigas susurraban:

-Sabía que no era buena idea venir aquí.

-Al final su propia basura la consumió.

EL LAGO ESPEJO

Hace mucho tiempo en un reino llamado Girasol existía un lago muy enorme llamado el lago “Espejo” ya que cuando las personas que vivían en ese reino se acercaban a este, podían reflejarse en él. Resulta que un día unos pobladores que vivián en el reino comenzaron a tirar todas las cosas que ya no utilizaban, desde sus vasijas hasta la ropa, contaminando el agua y la bonita vista que daba el lago desde el castillo del rey. Razón por la cual todas las personas del reino comenzaron a enfermarse y llenarse de alergias por beber el agua contaminada del lago espejo.

La princesa, hija del rey, llamada Flor, le gustaba mucho bañarse en el lago, pero desde ese día, que comenzó a ser contaminado el lago, ella también sufrió de todas esas enfermedades, que causaban que su piel le picara mucho. Pero nadie, ni siquiera el rey que era la máxima autoridad del reino busco la forma de descontaminar el lago porque no sabían cómo.

La princesa angustiada por que su lago favorito estaba sucio, decidió ir a donde un mago llamado Benjamín, que era muy bueno en resolver problemas y muy amable para preguntarle la forma de recuperar la belleza y esplendor que el lago Espejo tenía antes.

El mago escucho atentamente a la princesa y le dijo:

—Para que el lago vuelva a recuperar su hermosura tienes que enseñarle el valor del agua a tus pobladores, ya que el agua es todo para nosotros. Es vida y es salud. El lago no se ha ensuciado solo, las mismas personas que habitan este reino lo han hecho y es deber de todos cuidar lo que tenemos—Le murmuró—Aparte de esto, tienes que pedirles a todos ellos que recojan cada una de las cosas que arrojaron al lago y busquen una manera de volver a utilizarlas, o desecharlas en lugar en donde no le cause problemas ni a ellos ni a la naturaleza, mi princesa.

La princesa Flor asintió a cada una de las cosas dichas por el mago y sin esperar mas tiempo decidió poner en marcha un plan para que el agua del lago volviera a reflejar a cada una de las personas que se vieran en él, así que ese mismo día, decidió hacer un anuncio importante pidiéndole a todas las personas del reino que se congregaran en la plaza principal.

—He ido con el mago, y me ha informado que todo lo que ha sucedido con el lago ha sido culpa nuestra. El deber del ser humano es cuidar de las cosas que le rodean y si continuamos arrojando cosas al lago, este continuara sucio y no podremos utilizarlo de la misma forma que antes. —Expresó la princesa. —Así que, por orden mía y de mi padre todos iremos ahora misma al lago para limpiarlo.

—¡SI, PRINCESA! —Gritaron todos, desde niños hasta ancianos.

Todas las personas del pueblo, junto al rey y la princesa se fueron al enorme lago. El agua cristalina que antes esta tenía ahora era de color marrón. Ni los pececitos que vivián en este se podían ver, y olía muy feo.

—¡Que feo está el lago! —Dijo un ancianito—¡Pero con nuestro trabajo será tan bonito como antes!

Todas las personas, sin excepción alguna comenzaron a meterse al lago y sacar cada uno de los objetos que lo contaminaban. ¡Había tantas cosas! Desde sombreros hasta ropa ¡El lago estaba muy, pero muy sucio! Aquella tarea llevo muchos días, a tal punto que se demoraron un mes en sacar cada una las cosas que el lago contenía.

—Que fácil es arrojar las cosas pero que difícil es recogerlas—Murmuró un niñito. Pero poco a poco las personas notaron como el agua cambiaba y recuperaba su transparencia originaria.

La princesa flor y él rey también ayudaron. Todos unidos, con mucho esfuerzo lograron que el lago Espejo recobrara su belleza y vitalidad como antes. Y con las cosas que sacaron del lago, el mago Benjamín realizó un hechizo y las convirtió en un enorme barco de madera para que todas las personas pudieran subir en el y pasear sobre el lago.

Desde ese día, el lago Espejo recobro toda su belleza, cada una de las personas que vivían en el reino prometieron que más nunca volverían a contaminar el lago, ni ningún rio. Ya que cada una de las cosas que nos rodean son importantes.

El agua es vida, el agua es salud, y es deber de nosotros cuidar el medio ambiente.

Fin.

El vecino irresponsable

Como era de costumbre, Franklin salió una mañana para ir al colegio. Era martes, el día estaba muy despejado y una agradable brisa soplaba, haciendo sonar las hojas secas y crujir las ramas de los árboles. Al pasar por delante de la casa de su vecino, se encontró con una desagradable sorpresa. Un montón de basura rebosando del cubo y sin intención de que nadie la recogiese. La empresa de aseo pasaba los lunes, miércoles y viernes, de manera que la noche anterior había pasado. Había un montón de moscas alrededor de la basura y Franklin entendió en ese momento lo que había estado observando durante las semanas anteriores: una plaga de ratones había aparecido en el vecindario sin que nadie encontrase razón aparente. Y ni se diga de tan mal olor que dañaba la deliciosa mañana que estaba antes de eso disfrutando.

A todos les parecía muy raro, porque todas las personas que Vivian por allí eran muy responsables. Recogían la basura cada día y la llevaban al contenedor de la entrada de la urbanización cada noche antes de que pasase el camión. excepto ese vecino que no se preocupaba y que no entendía que no vivía solo, sino en comunidad. Siempre hay que recordar que mis derechos terminan donde comienzan a afectar los derechos de los demás, hay que saber vivir en comunidad.

Otro día, Franklin se encontró un gran charco de aceite del coche de su vecino en mitad del patio y, en otra ocasión, unas botellas vacías que había dejado sin llevar al cubo del reciclaje. Ya eran más frecuentes estas acciones, que todos notaban y no les gustaba para nada dicha actitud.

Franklin acabó perdiendo la paciencia y planeó su venganza, para darle un escarmiento al vecino y dejara de estar contaminando. Una noche, con mucha cautela vació su papelera junto a la puerta del vecino. Este, en vez de cambiar su comportamiento, empezó a hacer las cosas aún peor,   enfurecido por la basura que le estaban colocando ahora en su espacio.  ¿Y es que el que la hace, no le gusta ver que se la hagan!.

Fue entonces cuando el señor, bajaba a la piscina comunitaria y lo dejaba todo lleno de cascos de pipas, sacudía las alfombras en las zonas comunes y nunca limpiaba las cacas de su perro cuando lo sacaba a pasear al jardín. En todos lados encontrabas una huella que indicaba que el muy inescrupuloso pasó por allí.

Franklin pronto se dio cuenta de que no servía de nada ponerse al mismo nivel que una persona que se comportaba de ese modo, ¡no valía la pena! Pensó que lo mejor era charlar tranquilamente e intentar que entendiese las cosas. Así que un día lo invitó a merendar a su casa con su familia. Le sorprendió mucho lo agradable que era aquel hombre que hasta ese momento le había levantado tantos dolores de cabeza. En la mesa, de ves en cuando hacia reír con sus anécdotas y chistes, parecía otra persona.

Su mujer, que le había acompañado a la merienda, le explicó que lo que le pasaba a su vecino es que sufría de grandes pérdidas de memoria. Hacía unos años había tenido un accidente que le había dejado secuelas. Por eso se olvidaba de sacar la basura o de limpiar el aceite del coche. Era difícil de creer, pero era la explicación más lógica a tanta irresponsabilidad con el ambiente e irrespeto con sus vecinos.

De este modo, Franklin se dió cuenta de que todo había sido un malentendido y de que, si desde un principio hubiesen hablado de forma clara en vez de juzgar las malas intenciones de su vecino, habrían solucionado las cosas de una forma muy simple. Al final, aquellos dos vecinos terminaron siendo amigos y siempre se ayudaban el uno al otro a sacar la basura, a barrer las hojas secas del jardín o a sacar a pasear a los perros.

EL MEDIO AMBIENTE PREGUNTA

En esta historia se quiere dar a conocer como puede ser el pensamiento y sentimiento de todos los personajes que la conforman: el aire (Fred), las nubes (Blanquitas), un árbol (Roble), un pájaro carpintero, un jurel (Dan) entre otros animales que se ven afectados por como el hombre está contaminando nuestro medio.

En cierta ocasión, Fred sale como todos los días, bien temprano a refrescar a mucha gente ve a blanquita muy triste y le pregunta – ¿cómo te sientes? ¿Por qué toses tanto Blanquita? (en eso se escuchan truenos)

Blanquita le contesta:

– ¡Ay Fred!, ¿cómo puedo vivir sana si el hombre no me brinda ayuda…al contrario me contamina?

Le dice Fred: – te entiendo, yo también me siento enfermo y aun así el hombre nos critica como si fuéramos nosotros los culpables.

Continúa diciendo: – ¿Acaso no son los humanos los culpables por contaminar, dañar, matar y quemar el medio ambiente?

Mientras están hablando Fred y Blanquita, empieza el aire a soplar fuerte por dolor y las nubes a llorar fuertemente (llover).

En ese instante, un árbol hermoso y frondoso llamado Roble, quien sin querer pudo escuchar la conversación, dice: – estoy de acuerdo con ustedes mis amigos Fred y Blanquita y también me pregunto: – ¿alguna vez el hombre se habrá preguntado si sentimos y nos duele lo que nos hacen? En esto, el mismo respondió: – ¡CLARO QUE NOS DUELE!… cuando nos talan, queman, maltratan y contaminan nuestros suelos con químicos.

Entre tanto, Carpintero, un hermoso pájaro quien desde un árbol escuchaba todo, asoma su cabeza y pregunta a FRED y a todos los que escuchaban: – ¿será que el hombre tomará conciencia de que nos está contaminando y matando? – ¿Cuándo nos empezaran a valorar como recursos? -¿tomaran alguna vez conciencia del daño al que nos exponemos todos?

-No se Carpintero, respondió Fred muy triste.

Poco a poco los rumores fueron llegando a todos los animales de que Fred y Blanquita estaban enfermos. Ante esto, los peces también se pronunciaron y hablo su líder, un jurel llamado Dan al que respetaban, este también lanzó una pregunta:

 – ¿sabrá el hombre que habitamos en lagunas mares y ríos? – ¿O solo se acordarán de nosotros como recurso alimenticio? ¿sabrán ellos como nos sentimos cuando ensucian y contaminan nuestras aguas con químicos?

Fred y Blanquita en lo alto empezaron a ver como todos los animales empezaron a susurrar entre ellos, muchos decían: – ¡tenemos más conciencia que ellos!

  • ¡Parecen ellos más animales que nosotros…!

Otros se preguntaban: – ¿porque nos destruyen…?

Buscaron la manera de encontrar una respuesta, llegando muchos a la conclusión de que no morirían por edad, sino porque el hombre les ha matado su Fred, Agua y la Tierra.

Finalmente, en la asamblea que sin querer se había organizado, pregunta Fred a viva voz:

-¿SERÁ QUE TODO ESTO PUEDE CAMBIAR ALGÚN DÍA?

LA VIEJA Y SABIA GOTITA DE AGUA

Había una vez una vieja gotita de agua convencida de que a ella “nadie la conocía” y “creía que no servía para nada”, “que no tenía ninguna utilidad en la vida”. Un día se levantó por la mañana y tomo la decisión de viajar por todo el mundo. Y así fue, planeo todo y empezó su gran aventura. Viajo, viajo y vio que en muchos lugares del mundo se encontraba ella (mares, ríos, lagunas, represas, arroyos, etc.), fue allí donde se dio cuenta lo muy necesaria e importante que es, pero que tristeza cuando se detuvo y pudo ver que no le daban la debida importancia y el valor que ella tenía ¡oh que dolor! -Dijo la vieja gotita cabizbaja.

– (y seguidamente expreso con lágrimas):

-Mira como las personas arrojan la basura al agua sin tener en cuenta la precaución de no contaminarla. Mira como otras abren el grifo y dejan derramar el agua por horas desperdiciándola.

A pesar de todo esto la vieja gotita se armó de valor y decidió seguir adelante, emprendió su camino hacia una ciudad vecina llamada Cartagena, estando ahí se encontró a una señora, que por suerte era la directora de una Asociación Internacional para el Cuidado y buen manejo del Agua (AICA) más conocida como “Agua Mundo”.

La vieja gotita de agua le comento todos sus descontentos, lamentos y quejas a la directora encargada de la asociación (agua mundo) quien tenía por nombre Tatiana Marín, muy preocupada la vieja gotita pidió que la ayudara a salvarse ya que se encontraba en peligro y que quería lograr que las personas la valoraran. Al escuchar todo esto la directora Tatiana Marín dijo: – ¡Claro! Con mucho gusto te ayudo, querida gotita.

¡Manos a la obra! –Exclamo.

Inmediatamente empezaron a sensibilizar al mundo entero través de campañas, carteleras, megáfonos, propagandas, etc. Otras asociaciones vieron la dinámica y se unieron a esta muy felices por ayudar con nuevas ideas para el cuidado y protección de uno de los elementos de la naturaleza e integrante de los ecosistemas naturales más importantes para todos los seres vivos como lo es “el agua”.

Durante la realización de la campaña se llevó a cabo la limpieza del caño Juan Angola ¡que fue todo un éxito! Al ver que todo iba tan bien, la vieja gotita de agua se alegró muchísimo y tuvo una gran idea…

¿Porque no creamos un comité en el cual todos unidos ayudemos y pongamos de nuestra parte para mantener libre de basura y contaminación lugares como nuestras hermosas playas, Islas, ríos, entre otros sitios más? – Dijo la vieja gotita de agua.

¡Si! ¡Claro que sí! ¡Yo me apunto! – fueron algunos de los comentarios que se escuchaban en medio de el gran bullicio que todos hacían por la increíble idea que les había dado la vieja gotita de agua. Finalmente, todos aceptaron muy entusiasmados por ayudar a su querida amiga.

En medio de una de las reuniones del comité, colocaron algunas reglas como (no demorar más de lo necesario en la ducha), (procurar cerrar las llaves mientras te enjabonas), (cerrar el grifo mientras cepillas tus dientes). Además de que cada semana eran 20 personas las que con acciones simples pudieron hacer una diferencia real en favor del planeta. Cada vez más veían como todo iba mejorando, se dieron cuenta de cuán importante era el cuidado del agua, y cómo estaban dando resultados sus esfuerzos porque estaban trabajando en equipo. Es cierto lo que dice el dicho “la unión hace la fuerza”- dijo Jhon, uno de los integrantes del comité. Todos asintieron al comentario de Jhon y continuaron en su labor.

Esta gran obra fue publicada en periódicos y en noticieros volviéndose de esta forma internacional, dando el ejemplo y motivando a los demás a que también lo hicieran.

La gotita vio como todo su esfuerzo sirvió, se sintió muy orgullosa y satisfecha por todo lo que se había logrado, y que a pesar de tantos inconvenientes nunca dejaron de perseverar.

Aun así la vieja gotita de agua se encontraba un poco inquieta, pensando en que había muchos más lugares en el mundo en los cuales necesitarían también de un “empujoncito” para dar el primer paso en esta gran tarea y sabía que ella era de gran ayuda para lograrlo.

Todos en la comunidad y amigos de la Asociación realizaron una fiesta para despedir a su gran amiga la vieja gotita de agua, para agradecerle por todo lo que ella nos brinda a diario y por haberles dejado una gran enseñanza.

Querida gotita de agua, gracias por mostrarnos lo importante y necesaria que eres para nuestras vidas, por eso prometemos cuidarte hoy, mañana y siempre. – dijo la directora Tatiana Marín dándole un caluroso abrazo de despedida a la vieja gotita de agua. FIN.                                                    

El Mejor Lugar Del Universo

Dany despertó abruptamente de un sueño que la aturdió; soñó que los seres humanos que habitaban la tierra eran unos pocos y que alrededor todo era hermoso, había valles, aguas cristalinas, árboles inmensos y toda clase de plantas, flores y animales que compartían junto a esos pocos humanos las maravillas que brindaba aquella tierra. Pero… cuando comenzó a recorrerla, Dany se dió cuenta de que esa parte de la tierra era la única que contenía aire puro, apto para la vida; era como si viviera en una caja de cristal.

Ella se sorprendió al darse cuenta de esta realidad, por eso se acercó a donde su abuelo para saber qué era lo que pasaba porque ella no entendía. El comenzó su narración explicándole las razones por las que esa era la nueva realidad… y eso ocurrió hace unos 10 años. La tierra no soportó más las injusticias que sufrió gracias al maltrato que recibió de los habitantes de la tierra de aquella época. Estos sucesos acontecieron cuando naciones poderosas querían ser aún más poderosas.

Algunas lo lograron, pero a costa del daño que ocasionaron sus propias naciones, decidieron explotar sus riquezas naturales, acabando por completo con todo lo que los rodeaba, ya no había fauna, ni flora y todos los recursos que poseían, simplemente desaparecieron, solo con el único objetivo de convertirse en los dueños del mundo. Desde esos momentos, todo cambió; comenzó el sufrimiento del planeta y comenzó a padecer… como si fuese a desaparecer del universo. La situación era tan grave que incluso ya no nacían árboles, ni animales e incluso los mismos humanos. El agua se convirtió en un lujo del que pocos podían disfrutar.

El aire era tan denso que costaba respirar, era una necesidad llevar máscaras antigases para no dañar los pulmones y poco a poco las personas iban muriendo a causa de la contaminación del aire y la tierra era ya casi un desierto inhabitable. Las enfermedades respiratorias y de la piel ocasionaban incluso mutaciones cada vez más letales. Esta situación no tomó por sorpresa a aquellos habitantes del planeta. A pesar de todo esto, antes de que la tierra colapsara de esa manera, algunos grupos de personas se aliaron para luchar y evitar que las industrias continuaran acabando con lo poco que quedaba, pero el esfuerzo fue inútil. 

Muchos de esos grupos dejaron de luchar, porque poderosos se encargaban de acallarlos de muchas maneras, incluso algunos perdieron su vida intentando cambiar algo sobre lo que no tenían poder alguno. Y aunque las personas poseían mucho dinero, desafortunadamente este no les servía de nada porque no podía devolverle la vida a la tierra y a todos aquellos que murieron a causa del daño que se había causado. Tomó solo unos pocos años a los humanos destruir la tierra a pesar de sus miles de millones de años de existencia. 

Bio Save The World (BSW), fue el nombre que adoptó una entidad secreta que fue creada por una de esas personas que ayudó a destruir el planeta. Sí, parecía algo absurdo, nunca quiso que se revelara su identidad, pues su deseo principal era salvar el planeta; junto a él se unieron varios filántropos y personas que tenían el mismo sentir. BSW, decidió adaptar un lugar lejos de las grandes ciudades, que era de su propiedad y que no había sido tocado por la contaminación; se trataba de un lugar apartado en el océano pacífico.

Era desconocido, pero cumplía con todas las condiciones de vida que se necesitaba. Al cabo de un tiempo muchas personas lograron habitar aquel lugar, pero a su vez todo cambió aún más, porque llegó el momento en que el resto del mundo estaba acabado. Dany simplemente no podía creer todas estas cosas, parecía una película futurista que alguna vez vio en la televisión, no podía creer que Dios hubiera permitido que sucedieran todas estas cosas, le parecía increíble.

Y mientras escuchaba aquella historia del abuelo, se caía del sueño, parecía algo de no acabar. Después de dormir un buen rato, al fondo se escuchaban ruidos estruendosos e insistentes, además escuchaba una voz que repetía su nombre insistentemente, Dany, Dany, Dany… era su madre, la llamaba porque debía levantarse para ir a la escuela. Cuando Dany abre sus ojos, enseguida corre por todos lados, sale a la calle y mira que todo está igual que antes; antes de que ocurriera lo que su abuelo le contó.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que todo aquello que escuchó era un sueño… sí, se dio cuenta de que nada de lo que había escuchado y visto era realidad. Pero ese sueño fue el que le permitió ver que la tierra aún era un lugar habitable y por eso de ahí en adelante decidió iniciar su propia campaña para salvar al planeta. No era algo idealista; desde que estuvo en la escuela ayudó a la gente a tomar conciencia de que aún estaban a tiempo de no convertir la tierra en un desierto desolado e inhabitable.

Lo mejor de todo eso, es que su abuelo, era un filántropo que buscaba siempre apoyar proyectos de esa clase. Dany logró convertirse en la primera joven que no solo ayudaría a fomentar la conservación del planeta y toda la vida que este tiene como prioridad, sino que también, enseñó a las personas con su ejemplo a practicar las formas de cuidar el mejor lugar del universo. Además, para vivir en él solo se necesita que lo cuiden, por eso debe ser interés de todos y no de unos cuantos. Esa ideología se difundió por toda la tierra y la humanidad aprendió a cuidar el planeta, el mejor lugar en el que todos los seres humanos pueden ser felices. Solo se necesita amarlo y valorarlo como a nuestra propia vida. 

Fin.

La importancia del agua

Había un niño desobediente que no hacía caso de lo que le decían sus padres y su abuelo. Se llamaba Carlos y le decían Carlos el negativo porque siempre hacía lo contrario de lo que le ordenaban. Dejaba la luz encendida, la nevera abierta y cuando le decían que apagara la luz o cerrará el refrigerador solo decía “ahora, ahora” y se quedaba viendo la tele o jugando en la computadora.

Un día deja el grifo abierto y no se levanta para cerrarlo. Más tarde, quiere que su mamá, su papá o su abuelo le traigan un vaso con agua porque tiene mucha sed, más nadie le responde. Se pone de pie, pero al abrir el grifo no cae ni una gota. Empieza a buscar el agua por todas partes y luego mete un dedo por el tubo del grifo para comprobar que no esté atascado. Sin embargo, al hacerlo él se convierte en una gota de agua y se va por el desagüe.

En las tuberías encuentra muchas gotas de agua que se preparan para crear energía y le preguntan si quiere ayudar. Al principio, les dice que prefiere jugar en la computadora, pero le explican que para eso necesita electricidad y, entonces, siente la necesidad de ayudarlas.

Después, regresa a su casa como un niño otra vez, dándoles besos y abrazos a sus papás y a su abuelo, haciéndoles caso cuando le dicen algo. Ellos no creen la historia, pero al ver que hace las cosas bien y en lugar de decir “ahora, ahora” contesta “ahorra, ahorra”, dejaron de llamarle Carlos el negativo.